TOTAL WAR: WARHAMMER III

Jagualácticas/os lo que comenzó como una serie de estrategia con toques de fantasía por primera vez con Total War: Warhammer en 2016 cuando éramos felices, libres y no pasaba una pandemia, la guerra y muchas cosas. Luego descubriríamos un universo sombrío y que se catapulto mucho más al genero por su pronta y aun mejor secuela, con lo que culminaría en una trilogía destacable.

Nada de esto es típico de un juego de Total War., que abandonó cualquier apariencia de realismo fundamentado en favor de facciones más extravagantes y un diseño inflado. Todo era más grande, todo era más extremo, y lo salvajemente extraño se desató con un efecto asombroso. Esa tendencia al absurdo se completa ahora con esta tercera entrega.

 

Este juego de estrategia es más enérgico y cinemático a comparación de lo que estoy acostumbrado a jugar. Mientras que las entregas anteriores de la serie Total War, tanto históricas como de Warhammer, intentaron crecer mediante la introducción de mapas más grandes, más facciones y mecánicas adicionales por lo que adopta un enfoque diferente. Ahora la narrativa enmarcada y enfocada que no solo da forma al ritmo de la campaña principal, sino que establece sus momentos más emocionantes.

El argumento principal de Warhammer 3 es simple: puedes jugar como Chaos, los grandes males del mundo de Warhammer. Entre el dios de la plaga Nurgle, el sanguinario Khorne, el libertino Slaanesh y el hechicero Tzeentch, se te entrega una impresionante colección de villanías corruptas para esparcir por el mapa. Cada ejército se siente distinto y más variado que la mitad de las facciones históricas de espada y lanza de los juegos anteriores de Total War. Las fuerzas centradas en el cuerpo a cuerpo de Slaanesh son expertas en tácticas de golpe y fuga, los hijos de Nurgle aplastan a los oponentes bajo enjambres de Nurglings putrefactos y monstruos gigantes, Khorne se especializa en soldados de élite, mientras que Tzeentch sobresale en ataques a distancia y habilidades mágicas.

Además de la variedad táctica en juego aquí, la gran variedad visual de demonios es suficiente para dar a cada facción su propia personalidad. En una batalla, podrías enfrentarte a perros del infierno en llamas junto a bestias monstruosas con nombres como Soul Grinder. En el siguiente, podrías abrirte camino a través de la carne pútrida de Plague Toads y gigantescos mosquitos voladores. Esto es Total War: Warhammer en su forma más colorida. Creative Assembly no tuvo miedo de adoptar los elementos más extraños, surrealistas y, a menudo, más tontos del universo de Warhammer para crear un juego de estrategia que es notablemente amplio en sus imágenes.

CONCLUSIÓN

Es un gran juego de estrategia Guerra total: Warhammer 3, si supera por poco a sus antecesores. La oferta de ensamblaje creativa para ampliar las bases firmes de Warhammer 1 y 2 no solo ha tomado la serie a nuevas alturas, sino que lo empujó en una dirección diferente. Todos los mejores elementos de la serie son las oportunidades tácticas por lo que solo esta vez, son aún más agradables y puedes encontrarlo disponible en Xbox Game Pass de PC y Ultimate.

Deja un comentario